¿Quién no tiene una conexión a internet en casa?, nadie. Para tener una línea telefónica estás obligado a contratar una línea de internet. Lo que antes era un servicio de comunicación bastante caro actualmente se ha convertido en un servicio complementario, casi de regalo, al servicio de internet en casa. Casi de regalo decimos porque desde el fijo las llamadas ya son prácticamente gratis, entre fijos son totalmente gratuitas hables el tiempo que hables, y desde el fijo de tu casa a un terminal móvil las compañías suelen regalar un número de minutos para hablar totalmente gratis con cualquier móvil de cualquier compañía.

El problema de tener internet en casa es la cobertura wifi, si tienes una casa de dos plantas o bien vives en un piso con muchos recovecos en el que entre el router y el lugar desde el que te conectas con tu portátil hay al menos un par de paredes la cobertura baja una barbaridad. La solución a este problema pasa o bien por cablear toda la casa, poner repetidores (puntos de acceso) o bien comprar una antena wifi más potente para el ordenador.

¿QUÉ OPCIÓN ES MÁS RECOMENDABLE PARA AMPLIAR NUESTRA COBERTURA WIFI?


La opción más segura para ampliar nuestra red es siempre cablear. Si nos conectamos a internet a través del cable es la manera en la que nadie podrá introducirse en nuestra red para robarnos ni datos ni conexión. El problema de este sistema es que es el más caro, el más incómodo de utilizar, el menos útil ya que no podemos conectar nuestros smartphones por cable y, sin duda, el menos estético. Por tanto cablear nuestra casa, a no ser que trabajemos en una oficina con datos confidenciales, podemos descartarlo.

Si nuestra casa es de dos plantas o es muy grande la mejor opción sin duda es instalar al menos un par de repetidores de señal wifi para repartirla por toda la casa. Un repetidor wifi lo que hace es coger la señal que recibe y la amplifica para aumentar el rango de conexión, lo recomendable es instalar al menos un repetidor por planta. Actualmente existen modelos muy fáciles de configurar por lo que la falta de conocimientos ya no es una excusa. También se puede combinar añadiendo a los puntos de acceso la instalación de antenas wifi más potentes en los ordenadores.

Por último, si tu casa no es excesivamente grande pero el problema es que hay demasiadas paredes de por medio o el equipo desde el que te conectas está lejos del router se puede solucionar instalando antenas wifi más potentes en los equipos.

Teniendo en cuenta estas recomendaciones tenemos que adaptarnos a la opción que más se parezca a nuestra situación.

 

Deja un comentario