De hecho, los propios médicos suelen darte una respuesta clara y concisa a la pregunta formulada en el título de este artículo: no. Por su propia naturaleza, un hospital es un recinto cerrado donde se concentran una gran cantidad de personas enfermas, con todo tipo de patologías, muchas de ellas contagiosas y, por si esto fuera poco, a eso hay que sumar el hecho de que las enfermedades tienden a inmunodeprimir al enfermo, es decir: a hacerlo presa más fácil de un contagio. No es raro ver circular por los pasillos y salas de los hospitales a pacientes con mascarilla, en especial aquellos que, por haber sido sometidos a trasplantes de médula ósea o similares, se hallan en una situación de alta susceptibilidad a contagios. Contagios que, aparte de perjudicar al enfermo, muchas veces prolongan su estancia hospitalaria, con los costes económicos asociados.

Como ejemplo, uno de los muchos disponibles, un estudio publicado en el International Journal of Pharmaceutical and Clinical Research en 2016, dirigido por el doctor Hicham Bekkari en un hospital de Fez (un análisis que sólo tenía en cuenta los gérmenes y que no buscaba otras partículas perjudiciales), condujo a la identificación de 14 tipos diferentes de gérmenes y bacterias aerotransportadas y en suspensión, distribuidas de forma bastante uniforme por las diferentes salas del hospital, con picos en la sala de traumatología y cirugía y con una afectación igualmente notable de la cocina del hospital. Este estudio es sólo un ejemplo de los muchos que confirman el problema, pero que rara vez se hacen públicos.biosintel_logo

En estas condiciones, tan sólo un adecuado tratamiento del aire mediante la correcta ventilación y filtrado pueden aminorar el problema. O los nuevos sistemas, como el Biokker basados en dos técnicas, la oxidación fotocatalítica y las lámparas UV, que unidas producen una reacción química en cadena que destruye la materia orgánica de los gérmenes, al tiempo que elimina también otras partículas nocivas (COVs, alérgenos, formaldehídos, etc). En opinión de las autoridades sanitarias este tipo de soluciones idealmente deben instalarse de forma integral en todo el recinto hospitalario, y no solo en salas determinadas de mayor riesgo.