En occidente llamamos sake a una bebida alcohólica japonesa preparada a base del fermento de arroz, aunque en Japón el término sake se refiere a cualquier bebida alcohólica. Esto porque hasta mediados del siglo XIX, la única bebida alcohólica conocida en Japón era precisamente este delicado destilado de arroz que podemos ordenar en Instamaki para acompañar cualquier delicioso plato de cocina japonesa.

 

En sus orígenes, hace más de 1500 años, la técnica de fabricación del sake llegó de China, poco después del cultivo del arroz. Las investigaciones fijan la fecha en los alrededores del siglo III. Este proceso implicaba masticar los granos de arroz calientes y fermentarlos con levadura silvestre.

 

Una peculiaridad es que el trabajo de realizar sake estaba reservado exclusivamente a las sacerdotisas, lo que da una pista de la importancia sagrada que tiene esta bebida dentro de la cultura nipona.

 

Cerveza de arroz

El sake es exactamente una cerveza de arroz. El arroz se cuece en agua de manantial y luego se fermenta, tras pasar por el proceso de sacarificación con el hongo Koji. La delicada química del proceso indica que la proporción del Koji debe ser al menos de un 15%. Además, la proporción entre agua y arroz va así: un 80% agua y un 20% arroz.

 

Sobre el arroz, los entendidos en el tema aseguran que hay al menos unos cincuenta tipos diferentes, que varían de acuerdo a la región y luego producirán los diferentes tipos de sake.

 

Para procesar el arroz, este debe pasar por un proceso de pulido, que eliminará la grasa y la albúmina, dejando sólo el corazón del grano. Mientras más pulido quede el grano, más fino resultará el sake.

 

¿Cómo se bebe?

El sake forma parte de rituales de larga data en Japón. En festivales y ceremonias es servido libremente, con la creencia de que así se reparte igualmente la buena fortuna.

 

Se podrá servir frío, tibio o caliente, dependiendo también de la estación del año y las preferencias del bebedor.  También se sirve junto a comidas livianas que acompañan algunas ceremonias del té.

 

Imagen cortesía de turismo-japon.es, todos los derechos reservados.