Los PC de sobremesa

Parece que con la fiebre de los ordenadores portátiles, son muchos los que se han olvidado de los PC’s de sobremesa. Pues bien, los portátiles vienen muy bien para llevarlos de un lado a otro, pero cuando se pasan muchas horas frente al ordenador un PC de sobremesa siempre es recomendable.

¿Por qué? La razón principal es que postura en la que nos sentamos frente a él es mucho más erguida, evitando así lesiones de espalda a corto y largo plazo. Además, los ordenadores de sobremesa son más baratos y se pueden actualizar sus componentes de forma sencilla y económica. Me gusta mucho comprar en la tienda de info-computer.com, tienen una extensa gama de ordenadores baratos y todos con garantia, ya les he comprado varios equipos y estoy encantado con su servicio.

 

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir el PC de sobremesa?

 

Actualmente, hay cientos de modelos de PC’s de sobremesa en el mercado, de decenas de marcas diferentes. Si estás pensando en comprar uno, la primera pregunta que tienes que hacerte es para qué vas a utilizar el ordenador. Puedes encontrar desde los modelos más sencillos si lo quieres para poco más que ver películas y trastear un poco por Internet, hasta los ordenadores de sobremesa más todoterrenos, lo último en tecnología.

Una vez claras cuáles son tus preferencias y necesidades a la hora de elegir el PC de sobremesa, toca ponerse a elegir entre todos los modelos que hay en el mercado. Hay varios factores que debes tener en cuenta.

 

Memoria RAM

El primero es la memoria RAM del ordenador; ten en cuenta que cuantos más GB tenga, más fluidos funcionarán los programas. Además, hay que valorar el tipo de memoria; te recomiendo una RAM DDR4 sólo si vas a hacer un uso muy intensivo del equipo, sino son un DDR3 es suficiente.

 

Almacenamiento

También hay que valorar el almacenamiento interno del PC de sobremesa; actualmente, la mayoría de modelos tienen 500 GB o incluso 1 TB de capacidad.

 

Tarjeta gráfica

Por supuesto, imprescindible valorar la tarjeta gráfica del ordenador. Algunos fabricantes como Intel introducen las tarjetas integradas en la placa base. Sin embargo, si vas a utilizar el equipo para jugar o ver vídeos en alta calidad, es mejor que elijas un ordenador con una tarjeta gráfica independiente; las marcas más aconsejables con ATI o Nvidia. Con 1 o 2 GB tendrás suficiente.