Estipular un contrato de franquicia

En la relación entre el franquiciado y su matriz debe haber un contrato de franquicia que regule la relación comercial y de condiciones por las cuales se vinculan ambas partes.

Las organizaciones de franquicias invaden el mercado de los pequeños y medianos negocios. Pero no siempre se trata de iniciativas que nacen con la idea de ser franquiciadas. Algunas se han decidido por este plan de expansión una vez han logrado un posicionamiento muy alto gracias a su probada experiencia. Y además, son una inversión segura en la gran mayoría de los casos para sus inversores.

Sin embargo, dada la consolidación del sistema de franquicias para aumentar las posibilidades de autoempleo y de creación de oportunidades empresariales, determinados emprendedores y también negocios consolidados con imagen de marca y resultados plenamente consolidados, ofrecen multiplicar su idea de negocio a terceros.

En todos los casos aplica el contrato porque la ley obliga a registrarlo en su correspondiente registro, lo cual eleva a público las garantías que emanan de dichas obligaciones y también derechos que se vinculan.

Como en España no existe una ley concreta para este tipo de acuerdos, se trata pues de un tipo de contrato que podría denominarse atípico. Sin embargo, tiene en común con todos los contratos que recoge la detallada identificación de las partes, es decir, de franquiciador y franquiciado. Hay que tener en cuenta de que dicho documento deberá recoger la mayor cantidad de detalles sobre el acuerdo, ya que es la estructura plasmada del plan de negocio pero también de los elementos por los cuales se pactan derechos y obligaciones.

Si la parte más sensible del contrato es la estipulación económica, no lo es menos aclarar sobre qué bases se asienta el plan de negocio que se está cediendo con el objeto de explotarlo. Por eso, se pueden establecer bases de precontrato mientras se termina de ultimar el contrato definitivo, y en el primero puede hacerse una reserva de zona, por ejemplo, lo cual permite recopilar la mayor cantidad de datos por parte de uno y otro con objeto de la mayor seguridad. Sin olvidar que todas las cláusulas rigen durante un periodo de tiempo que también ha de figurar claramente, así como la lista de los motivos de extinción y cómo hacerlo efectivo antes de que cumpla el plazo.

Sin embargo, para aclarar cualquier duda sobre el contrato de franquicia, puedes ponerte en contacto con un consultor franquicia experto como los que trabajan en Tormo Franquicias.

Estudios de diseño gráfico

Los estudios de diseño gráfico ofrecen diferentes beneficios, se pueden acondicionar al trabajo de un equipo, dentro de alguna empresa, o bien ser un trabajo independiente, lo que se le llama como “free lance”. Un diseñador gráfico puede trabajar como jefe de un proyecto o ser un brazo más de un grupo. Estudiar Diseño Gráfico logra una excelente combinación entre el arte manual y el digital. Es la carrera indicada para aquellas personas que tienen una gran imaginación.

La importancia que tiene estudiar Diseño Gráfico es realmente grande, ya que se pueden hacer tareas macro y micro a nivel internacional. Es una asignatura en donde sobresale la comunicación visual, la transmisión de imágenes junto a determinadas ideas. Algunas de las materias que se pueden hallar en la cursada van desde el arte antiguo, las distintas corrientes que fueron ocurriendo a través de los siglos, así como también son imprescindibles las temáticas que tratan sobre la psicología social, para entender los distintos perfiles con los que se puede trabajar; lenguaje, las tipografías.

Todo diseñador gráfico tiene un buen salario me resido a su aporte con su trabajo. Los mismos tienen competencias dentro del mercado, pero jamás dejará de ser una buena opción de estudio. http://conectart.com/

Aquí dejaremos cuatro razones para los estudios de diseño gráfico:

Permanente crecimiento de tu marca cómo profesional

Cualquiera que se una al mundo del diseño gráfico necesitará construir un portafolio personal que lo identifique como profesional y dé cuenta de su progreso a través de los años de práctica.

Abarcarás diversas industrias

Los diseñadores gráficos tienen la chance única de abarcar diversos sectores. Mientras que algunos se inclinan por trabajar en publicidad o marketing, otros optan por trabajar en la creación gráfica que hace a la identidad corporativa.

Tareas diarias interesantes

El esfuerzo del diseñador gráfico puede llegar a ser agotador pero nunca monótono. Difícilmente un día será parecido a otro cuando te desempeñas en esta profesión, dejando poco lugar para el aburrimiento y la rutina. Cada trabajo es y será único. También se te plantearán diferentes desafíos que deberán sortear para ser exitoso en tus creaciones.

Independencia laboral

Uno de los principales motivos que impulsan a los jóvenes a optar por esta opción vocacional, es la gran libertad que se les otorga a los diseñadores gráficos. Muchos pueden trabajar desde la comodidad de sus casas o tener horarios flexibles sin tener que pasar demasiadas horas en la oficina.

Los estudios de diseño gráfico, dejarán que tu creatividad le dé ese toque importante a tu vida profesional y cotidiana.

El mantenimiento de los centros de transformacion

No es posible prescindir de los centros de transformacion en la red eléctrica porque son parte fundamental de la misma. Y es que son los responsables de hacer que la energía eléctrica que proviene de las centrales donde se genera y aparece en alta tensión, llegue al consumidor en baja tensión y pueda ser utilizada tal y como la conocemos. Son por lo tanto una parte del sistema eléctrico fundamental y los podemos detectar en muchos lugares en el exterior y otros están a cubierto como los subterráneos.

Generalmente pertenecen a las compañías suministradoras y nadie excepto ellos con su personal homologado tiene acceso a los mismos. Y es que ellos están formados para cumplir las normas de seguridad relacionadas para evitar accidentes y sus posibles consecuencias negativas. Funcionan como las instalaciones alta tensión, solo que sus piezas fundamentales son los transformadores, una maquinaria compuesta de uno o varios de ellos y que está dispuesta para trabajar con varias líneas.

Para clasificar los mismos se toman distintos parámetros como su tipo de alimentación, alimentado en punta o en paso de anillo o bucle. El primero tiene una única línea de alimentación y está conectado en derivación de la red principal o se presenta como el punto final de dicha red. El segundo es aquel que tiene una línea de entrada y una línea de salida hacia otro centro distinto y ambos trabajan según los servicios 24 horas electricidad que esperan sus clientes.

Otra de las clasificaciones atiende según sea la propiedad de los centros, dividiendo éstos en los de empresa o de cliente. En el primer caso, el centro es propiedad de la empresa suministradora y las redes en baja tensión parten de ella, teniendo una o varias celdas de línea y una celda de protección por cada transformador montado. La potencia aumenta si hay más de uno acoplados y no hay límite de potencia.

En el segundo caso, el que pertenece al cliente, existen además dos variantes a su vez: uno de poca potencia y equipos de medida de baja tensión, que están normalmente sobre apoyos o de intemperie. No obstante, sean del tipo que sean, todos los centros de transformación necesitan de un contrato de mantenimiento eléctrico, según establece el reglamento de estas subestaciones, para asegurar el buen funcionamiento de las mismas así como la integridad física del personal que interviene y de los usuarios finales que se benefician de este servicio.